Las ventajas de instalar una ducha

Instalar una ducha

Las duchas han ido convirtiéndose con el paso de los años en la opción preferida por todas aquellas personas que han optado por renovar su cuarto de baño. Sus ventajas con respecto a las bañeras hacen que cada vez sean más quienes deciden optar por colocar en su hogar una ducha convencional o una ducha empotrada.

Las bañeras son un lugar bueno para quienes pueden disfrutar de baños relajantes, si bien teniendo en cuenta el ajetreado ritmo de vida actual es más recomendado instalar una ducha.

Por qué instalar una ducha

Elegir instalar una ducha es la mejor opción por las siguientes razones:

  • Diseño: Las tendencias actuales de diseño abogan por un aspecto más minimalista y moderno, estilos en los que no encajan las bañeras. Las duchas son más funcionales y cuentan con un toque minimalista. Además, en algunos casos como las duchas de techo empotradas se confiere un aspecto más elegante.
  • Ahorro en el consumo de agua: Las duchas son mucho más eficientes en cuanto a la cantidad de litros que necesitan que las bañeras, siendo esta una de las razones más importantes por las que instalar uno de estos sistemas. Existen muchos tiempos de duchas y no todas consumen lo mismo, si bien encontramos muy buenas opciones en fabricantes como Imex Products.
  • Mayor adaptabilidad: Existiendo en el mercado platos de duchas con diferentes formas (cuarto de círculo, rectangular, triangular…) y tamaños es posible encontrar la opción adecuada para cada tipo de cuarto de baño sin importar su geometría. Una ducha ocupa prácticamente la mitad que una bañera, proporcionando así más espacio.
  • Se limpian más rápido: Al contar con una superficie menor que las bañeras, las duchas se limpian de una forma más rápida.
  • Seguridad: Las bañeras pueden llegar a resultar peligrosas al tener que superar un obstáculo tanto apra entrar como para salir de ellas, especialmente tras haberlas utilizadas al estar mojada tanto la propia bañera como posiblemente el suelo, existiendo la posibilidad de un resbalón. Esto no ocurre con las duchas.
  • Accesibilidad: Los platos de duchas eliminan las barreas arquitectónicas existentes en las bañeras, haciendo más sencillo el acceso a las mismas, sobre todo para las personas de mayor edad o de movilidad reducida, existiendo opciones que permitirán un acceso sencillo a personas que se encuentren en silla de ruedas.

Estas son algunas de las muchas ventajas que tiene instalar una ducha frente a una bañera. A pesar de que estas últimas se recomiendan en ocasiones por su confort y relajación, la realidad es que a día de hoy existen suficientes equipamientos para duchas que permiten proporcionar el mismo o incluso más placer.

La solución ideal sería crear un espacio de baño en el que se incluyan la ducha y la bañera, si bien, en la mayoría de los casos, por temas económicos y/o de espacio hay que decantarse por una u otra opción, comparativa en la que salen ampliamente vencedoras las duchas.

Cómo elegir el plato de ducha adecuado para instalar

A la hora de elegir un plato de ducha hay que decidir varios aspectos, como son la forma del mismo y el material del que se encuentra fabricado

Forma y tamaño del plato de ducha

Hay diferentes formas y tamaños para los platos de duchas, siendo recomendados los siguientes en función del espacio disponible:

  • Menos de 3,5 metros cuadrados: En este caso se recomienda que la forma sea de cuarto de círculo o cuadrada, siendo las primeras las que ocupan menos espacio. Por este motivo son adecuadas para los cuartos de baño de menor tamaño.
  • Más de 3,5 metros cuadrados: En estos casos se puede optar por cualquier forma de plato de ducha: rectangular, cuarto de círculo y cuadrados.

Materiales de los platos de ducha

Los platos de ducha pueden encontrarse fabricados en:

  • Cerámica (gres): Son los más comunes al ser los más económicos, ofreciendo una gran resistencia frente a los productos químicos. Su peso y fragilidad son sus principales inconvenientes de cara a su colocación.
  • Acrílico: Compuestos por una capa acrílica y otra interna en poliuretano o fibra de vidrio ofrecen una mayor resistencia a los golpes que los de cerámica y son antideslizantes. Además son más ligeros y eso hace quesean más fáciles de instalar.
  • Minerales: Compuestos por reina y mármol este tipo de platos de ducha son los más recomendados por ser extraplanos y por contar con una superficie antideslizante. Pueden personalizarse en cuanto al color y existen diferentes acabados con distintas características.
  • Piedra natural: Pueden estar fabricados en granito, mármol o granito, siendo menos resistentes a los golpes que los minerales pero ofreciendo mejor tacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

BUSCAR